lunes, 12 de enero de 2009

Nieva


(fotografía de una anterior nevada,prestada por un amigo, en mi rincón de mi Retiro)

Cuando miras algo durante largo tiempo, terminas por mirar sin ver.
El cielo nevaba, y los cristales me salvaban de poner mis dedos en la nieve virgen que se iba depositando despacio, sin prisas, en el tejado.
Al levantarme y ver que era nieve y no agua lo que aparecía en la imagen del viernes, me apresuré a lanzarme al mirador del salón. Preparé el escenario… música relajante de Satie, el café recién caliente, y mi sillón. Este canal que iniciaba su emisión, no lo veía desde hacía casi cuatro años, y no quería perderme ni el más pequeño detalle.
Cómo niño absorto en la cabalgata de los reyes, mis ojos buscaban ilusionados los copos más grandes, y los seguían hasta que formaban un punto más en la sábana blanca que se posaba con calma y sosiego. El tiempo se había detenido; en las calles que asoman desde mi casa, no se movía nada. Creo que todos los que se asomaban a las ventanas, hacían lo mismo que yo. Se sentaban frente a la ventana, y veían el canal de naturaleza que yo veía en ese momento. De vez en cuando, abría la ventana y dejaba entrar el aire helado y el sonido del silencio que produce la nieve al caer. Ese silencio increíble que se oye siempre cuando nieva.
Al rato, y tras dos tazas de café, mi mirada se alejó de cada instante de copo, y empezó a alejarse. Los tejados blancos al fondo, mi mente callada, disfrutando del silencio de los pensamientos. Me encontraba, de vez en cuando, con el reflejo de mi mirada perdida en el cristal que me miraba.
Pero, cuando más quiero dejar de pensar, más se empeña mi cabeza en llevarme a reflejos pasados; a pasadas nevadas, que tenían diferentes recuerdos.
Me recordó tu pérdida, tu olvido. Me retuvieron aquellos tejados tu imagen, y dejé de ver nevar por un instante; quizá aquella nevada en la que, tus manos grandes y calientes, apretaban las mías, y tu mirada me hacía pensar que la nieve solo podría traerme momentos inolvidable junto a ti.
Al volver en mi, la nieve empezó a volverse fuerte, intensa. Me levanté despacio; me pondría otro café, y recordaría porqué la nieve ahora viene sin ti.

13 comentarios:

Marta dijo...

Ima
parece de postal esta foto del Retiro...calma total.
Y creo que miramos mucho, pero vmos poco, de la misma manera que oimos lo que nos cuentan, pero escuchamos poco...luego nos quejamos de como nos luce, pero es que no aprendemos.
JO, creo que me fui por los cerros de Ubeda.....la foto bonita de col...., y la entrada sentimental, tierna, triste, pero tranquila.
besos.
petons, dolços i tendres.

Mencía dijo...

Foto muuuuuuy chulaaaaa.

Calma.
Recogimiento.

TUs palabras me han provocado el mismo efecto que la nieve.

Besos calentitos para compensar tanto frío.

Gattaca dijo...

A mi la nieve me pone nostalgica, pero no como la lluvia que al mismo tiempo me entristece,si no de una manera tierna y hasta te diria que dulce...
Eso si,o para de nevar ya por aquí o se me congelará ahsta el alma!

Besos y abrazos, muchos muchos muchos, a ver si entramos en calor!!!

Gattaca dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
eva dijo...

preciosa foto, un besito

Pepe del Montgó dijo...

La primera vez que vi nevar tenía 20 años y fue sobre la catedral de Salamanca, sentado en el Palacio de Anaya. Muchos de mis compañeros se reían porque ellos estaban acostumbrados a la nieve. Siempre recordaré como se cubria de blanco la catedral. Saludos

La Dama Se Esconde dijo...

Siendo de una ciudad costera donde no nieva, (y si lo hace es en los puntos más altos y tímidamente, el acontecimiento del año…), cuando vivía en Salamanca y experimenté la primera gran nevada, enloquecí. Ellos miraban a través de las ventanas y yo salí corriendo a la calle, a jugar como los niños, a sentir el tacto de la nieve. Fue una sensación extraordinaria.

Los recuerdos vuelven con cualquier excusa, sin que les llamemos. Precioso texto.

Biquiños

Tesa dijo...

Aquí nieva tan pocas veces que cada una de ellas podría ser recordada en especial por algo relacionado.
Es hipnotizante ver nevar, como la lluvia ...las olas, las llamas.
Saludos

Sara dijo...

Ima
si te apetece en el lateral de mi blog tienes un regalín.
Solo debes darlo a siete personas, si quieres!!!.
besos.

Sara dijo...

Ima
si te apetece en el lateral de mi blog tienes un regalín.
Solo debes darlo a siete personas, si quieres!!!.
besos.

Anónimo dijo...

Soy el amigo que te regaló esa imagen y quizá un recuerdo. En esta nevada volví a El Retiro y capturé otros instantes, pero diferentes a ese. Si te pones en contacto conmigo te regalaré "Estrellas para un ángel caído", sé que te gustará......

imaging68 dijo...

Hola Anónimo; me encantaría ver más fotos.. pero si eres el amigo que me lo regaló, solo me dejó esta para el recuerdo de aquella nevada.
Saludos

Anónimo dijo...

Sí, soy el amigo que te la regaló y que te enganchó al café con hielo. Desafortunadamente perdí tu teléfono y ahora no sé como podré ponerme en contacto contigo ....Pásate por mi blog y déjame alguna señal.... por favor