sábado, 27 de febrero de 2010

Jaime Sabines "No es que muera de amor"



Estoy encontrándome en Youtube maravillosos poemas interpretados por sus autores.
En este caso Jaime Sabines.
Me estoy enganchando a este tipo de videos, ante mi incapacidad para que las musas me ayuden a escribir algo propio y que merezca la pena ser leído...

10 comentarios:

Tesa dijo...

Ay... cómo me gusta Sabines.

http://www.youtube.com/watch?v=zXezD1oISmQ&feature=youtube_gdata

Ana A. dijo...

Uno de los poemas que más me gustan de él.

Mil besos.
A.

pd. mientras las musas duermen viene bien soñar con las palabras de otros ... es una de las formas de despertarlas (a las musas, digo)

Miguel dijo...

No sé Ana. Últimamente las musas se mantienen lejos de mi mente... En cualquier caso, Sabines siempre merece un espacio, aunque no despierte a nadie.
Un besazo...

navegar.es.preciso dijo...

Encantada de encontrarte, también Sabines es uno de mis favoritos. Ah!!! Las musas, bueno nosotras no tenemos musos, jajajaja

Un beso.

Miguel dijo...

Menos mal que no teneís musos...
:-)
Besos

Penélope dijo...

Como lo mio no es la poesia acabo de hacer con este post un descubrimiento, bonitas letras aunque prefiero otro género de lecturas. Qué se le va a hacer, aún me falta mucho para alcanzar la perfección...

Miguel dijo...

Me queda mucho por leer y por aprender, Penélope... y no es la poesía lo que más conozco... pero voy aprendiendo; tampoco soy perfecto, no...
:-P
Un beso

cris dijo...

excelente tu búsqueda.me gusta sAbines.

FRANCISCO PINZÓN BEDOYA dijo...

Tal vez lo único que tienes es darte permiso de escribirlo y no juzgarlo... Déjanos esa tarea a quienes te leemos

Un saludo de poeta, desde Colombia

Gracias por darnos a conocer el video de Sabines

Margot dijo...

Encontré este video con las imágenes de esa solorosamente hermosa película "Los puentes de Madison" http://youtu.be/Z692R_2OgGk. Y así llegué a tu blog.
Yo también tengo sequías, donde la belleza se va un momento de la gente y no encunetro inspiración de ningún lado. Y es la nostalgia más incandescente que pueda sentir el alma, frente a una partida ajena. Esperemos que las musas (y sus compañeros en masculino) no tarden mucho en volver.