miércoles, 22 de julio de 2009

Viaje de vuelta


(claustro del Monasterio. Fotografía sacada de MCU)


Viajé durante toda la noche. Noche de verano que ayudaba a mantener las ventanillas bajadas para que el aire caliente mantuviera despiertas mis ganas de conducir. Música de Ravel, repetitiva hasta el agotamiento, que yo reproducía sin dar aliento a mi cabeza.
Una parada, en medio de la nada, para repostar carburante y agua; en un brindis que sólo con el coche, me atreví a pronunciar en alto, mientras la dependienta de la enrejada estación de servicio me miraba pensando, quizá, qué gente más rara viaja por las noches.
Paseo a la luz de la gasolinera para estirar piernas y escuchar el sonido de la calma de la mancha.
Era un viaje extraño, que inicié sin meta, por puro azar; porque mis pensamientos fluían y no quería que pararan. Por costumbre, me precipité a la nacional cinco, vacía cuando iniciaba el viaje. Mi coche, lleno de recuerdos y de kilómetros compartidos, en silencio, o con algarabía, me acompañaba. Aunque con achaques, tampoco él quería perderse el espectáculo de un viaje solitario.
En un punto, sin pensar, giré y me encaminé a una carretera secundaria, de doble sentido, aunque igualmente vacía de acompañantes, de coches. Sólo los dos y Ravel. Iba despacio, correr sin rumbo fijo me parecía que no me llevaba a ninguna parte. La tenue luz que se aparecía tras los riscos, me anunciaba que no quedaba mucho para iluminar el camino con el amanecer. Paré, al amparo de la luz sin fuerzas, en el arcén de la carretera. Quité la llave, callé los timbales finales de la sinfonía, y me bajé del coche a mear.
Las ranas del arroyo cercano, que intuían la luz del amanecer, ya croaban con un ritmo que parecía que habían ensayado a la espera de nuestro encuentro nocturno.
Mientras meaba, miré al cielo.
Ese negro, que tornaba azul, el ritmo del campo, me dejó un momento de paz interior que reconocí como íntimo. La sensación de estar en el momento adecuado; en el sitio dónde quería estar.
Luces de coche al fondo, rompieron ese momento mágico. Pasó raudo, quizá sabiendo que, aunque temprano, para el conductor de aquel automóvil, ya iba tarde.
Emprendí la marcha; ya conocía el lugar, el sitio dónde me llevaban mis pensamientos que creía sin destino. La carretera de la Vera era la senda; llena de curvas que recorría en silencio. La falta de prisas me permitía ver el estado de las vacas, la curvatura de los troncos de los árboles, castaños quizá, que el tiempo y el aire libre les convertía en orgullosos acompañantes del camino.
En un pueblo, quizá Aldeanueva, quizá no, paré en un bar que tocaba a maitines, y me bebí dos cafés con leche, y un antiguo donut, que sabía a añejo. A los dos kilómetros, el café y el donuts decidieron quedarse en la comarca, y yo les enterré cerca de una gasolinera, al salir del pueblo; de Aldeanueva; o quizá no.
El sol empezaba a crecer en tamaño, y la luz, ya intensa, traía los olores de la mañana. La Vera se desperezaba, y yo con ella.
Al llegar a Jaraiz, decidí que Ravel iba a tener su momento de paz; necesitaba algo más relajado… quizá las cuatro estaciones. Sí, venga, un poco de primavera para este verano que quiere dejar de serlo. Mientras cambiaba la cinta, escuché el crotorear de las cigüeñas, y lo increíble que me resultaba despertar en esas ciudades donde las cigüeñas eran las protagonistas de los amaneceres.
Mi destino estaba cerca. Tanto que el olor de los eucaliptos empezaba a entrar sin control por mis sentidos. Giré a la derecha, las sombras de los castaños y de los eucaliptos dejaban frescor y sensaciones de llegar al destino.
El Monasterio de Yuste. Rodeado de naturaleza, de paz. Dejé el coche aparcado junto a un enorme eucalipto que nos prometió sombra.
La ligera brisa dotaba de sinfonía de hojas en movimiento a todo el lugar.
Me senté en una piedra que parecía colocada al efecto. Respiré hondo. Todo estaba en perfecta armonía.

He vuelto, susurré.

14 comentarios:

Ana dijo...

Feliz regreso. Besos

Martona dijo...

Ima
feliz que tu regreso sea en paz y armonía contigo mismo.
Todos buscamos esa sensación en algún momento, algunos no lo conseguiremos jamas.
petonets, mils per tu.

helenna dijo...

Pues a mi Ravel me sugiere otras cosas, sera por su "Bolero".
Pero seguro que no era esto lo que escuchabas.
besos

Tesa dijo...

Me gusta la calma que desprende el texto mientras describes.
Besos

MONICA dijo...

Conozco ese paisaje, pero con tus letras aún me gusta más. Feliz regreso. Besitos

Anónimo dijo...

Buenas tardes... por casualidad encontré tu blog.
Si crees que en ese monasterio encontraste paz... es que no has visitado el de Rueda (Zaragoza)
Si no te importa...seguiré leyendo.
Gracias...

Miguel dijo...

Gracias a ti, Anónimo, por pasarte por aquí. Bienvenido.
Me apuntaré el Monasterio de Rueda para la siguiente escapada.

Anónimo dijo...

Mi tercer apunte y no sé si lo he enviado una o tres veces...disculpa si así fue (tampoco sé como borrarlo)
Un inciso... No lleves móvil, salvo que te guste como objeto decorativo.
No dejes de visitar su restaurante (aunque tener detrás un camarero no sea lo que yo considero un cena idílica)
Y, por último... en la noche estrellada túmbate en esos bancos enormes de piedra, cierra los ojos y... sueña.
Saludos.
Mamen

Miguel dijo...

Gracias por ponerte nombre, Mamen.
Después de tus recomendaciones, creo que no tengo opción; aunque buscaré fechas en las que el tiempo me permita ver las estrellas. Lo de soñar, no lo tengo tan claro.
Saludos

Anónimo dijo...

Perdón... no he podido resistirlo.
¿no sueñas?
Te advierto que allí te resultará difícil no hacerlo.
Sólo se oye el ruido de los pajaritos.
(sonrío)
Mamen

Miguel dijo...

Últimamente los sueños duelen, así que cuando mi mente lo intenta, subo el volumen de la música para no escucharlos. Pero si hay pajaritos... igual sueño con ellos;
que, por otro lado, tampoco es un mal sueño.
Miguel

Anónimo dijo...

http://www.youtube.com/watch?v=1atfmHGUDIo
Siempre hay motivos para soñar (aunque sea mirando las nubes con forma de oso)
El enlace, bueno... no es mi estilo de música pero es lo que me ha sugerido tu comentario.
O puede que haya sido el granizo que está cayendo ahora mismo jajaja
Por cierto, no sé si estoy utilizando el espacio de los comentarios para algo indebido. Si es así... por favor, te ruego me lo hagas saber.

Un saludo.
Mamen

Miguel dijo...

Gracias por la canción. Los sueños siempre tienen buenos motivos; supongo que es cuando intentas llevarlos a la realidad cuando duelen... o no...
¿indebido? Tus comentarios los puedes hacer dónde mejor quieras... aquí, o tienes mi correo en el perfil, si lo prefieres.
Saludos. Miguel

Anónimo dijo...

Para la melancolía...
http://www.youtube.com/watch?v=bbdakZjHTys&feature=PlayList&p=207BF0F5CEBCDAE2&index=0&playnext=1


Un saludo...
Mamen


P.D. Voy a encender la luz...