martes, 28 de octubre de 2008

Olía


(foto Imaging- El Retiro)

Olía a otoño, esta mañana. La hierba mojada, las hojas que caían, una tras otra, de los árboles que me acompañaban por el sendero por el que me llevaban esta mañana mis piernas.
Olor a tierra mojada, ruido de coches al fondo; mi paseo tranquilo parecía que iba desacompasado con la rapidez de la ciudad que se levantaba con precipitación.
Los pequeños momentos de las mañanas diferentes. Ayer todavía era primavera. Hoy casi es invierno.
El tiempo a mí alrededor tiene vida propia, mientras intuyo que, día tras día, el tiempo de mi vida se ha detenido. Pasan los momentos, los aniversarios, los otoños, y mi vida no cambia como quizá pensaba que cambiaba la vida.
El otoño cambia a invierno, mientras mi otoño dura un poco más. Lleva años viendo caer las hojas de mi calendario.
A pesar de todo, me gusta el otoño. Me advierte de su presencia, de su olor, y me advierte que la vida continúa. Y que hay que cambiar de estación.

5 comentarios:

Mencía dijo...

Anda! ... una forma de compartir fotos :D

mi vida no cambia como quizá pensaba que cambiaba la vida ... a veces a la vida tenemos que empujarla para que cambie de estación, a veces hay que forzar cambios de temperatura, promover nuevos aires ... aunque también es cierto que otras veces sólo hay que esperar.

Besos.

eva dijo...

a mi me encanta el olor tierra mojada, por cierto me encantan las fotos sobre el otoño.
Besitos

Sara dijo...

Ima
hermosa la foto del Retiro.
Me encanta el otoño, me encanta el frio.
Intento acomodar mi vida y mis vivencias al paso del tiempo, pero que dificil, a veces.
besos, niño.

La Dama Se Esconde dijo...

Me encanta la foto, me encantan los árboles, cada uno diferene a los demás. Como el otoño, caen las hojas, pero no de las misma manera que el año anterior…
Biquiños

PEPE DEL MONTGO dijo...

En Málaga el verano es muy largo y el otoño continua con él sin apenas diferencias. Un día de otoño, puede ser de noviembre, la gente se está bañando en la playa y al día siguiente unas nubes. Así que la naturaleza se vuelve loca.